LAMUCCA de Pez



¡Buenos días! Estrenamos mes... ¡Junio! El verano irremediablemente está al caer, y estos últimos días de primavera son el principio de una larga temporada para disfrutar de las calles de nuestra preciosa ciudad. (O la preciosa ciudad que visitáis).

No lo puedo remediar, pese a que soy más de frío que de calor, con temperaturas mas elevadas, Madrid gana muchísimo en las tardes tardías y la noche. El ambiente es insuperable y con el sol bajo o directamente sin sol, es una delicia sentarse en una de las cientos de terrazas que florecen en época estival (y primaveral).

El trinomio Malasaña- Las Salesas- Chueca, se convierte en mi zona preferida con una  diferencia aún mayor.

La calle Pez en una de las más concurridas, aunque está bastante escasa de terrazas, lo que hace inevitable fijarse en la que hay en la plaza Carlos Cambronero, sí sí, la que está en cuesta.

Llevo pasando por delante años. Siempre me ha parecido un enclave estupendo, en plena movida,  pero lo suficientemente apartada como para no aturdirte con el gentío que puede concentrarse en la calle Pez. 

El caso es que el otro día por fin me senté en su terraza. Tuvimos que esperar unos 40 minutillos, porque teníamos delante 6 mesas, pero creo que la espera mereció la pena. Pudimos cenar a una hora decente, a las 22.00, así que estupendo.  Esperamos tomando algo dentro y me enamoró el local. Los distintos espacios, el ladrillo... ¡hasta el baño me dejo loca!

Pero queríamos terraza, y llegó nuestro turno. Comprobé que esa terraza es impagable, única. Nada más sentarme ya me tenían ganada. Eramos tres, y con los largos 40 minutos bebiendo y comiendo "la tapa" que te ponen, teníamos hambre pero no tanta. Así que decidimos probar una pizza ( de las que habíamos oído hablar ) y unos nachos. Si nos quedábamos con hambre, ya pediríamos algo más. Ingenuos... Las raciones son bastante grandes y acabar los nachos ya fue un ejercicio de gula. Hace no mucho, os hablé sobre la cocina mexicana de verdad (aquí) y sobre la diferencia de los nachos y los totopos, pero oye, a mi la americanada de los nachos me gusta. Y los de aquí me sorprendieron muy positivamente. Algo tan fácil como deberían ser unos nachos, en una gran cantidad de sitios, son bastantes malos. Muy recomendables.


La pizza la pedimos con boletus y trufa, y también muy rica, aunque no hay que esperarse la típica pizza italiana.  (La foto por la noche, y con la trufa, no quedaba muy apetitosa, así que la he omitido).

El precio muy asequible, y más para estar donde está. Servicio simpático y atento, aunque es comprensible que a veces estén un poco desbordados. Eso sí, tienes que tener tiempo y paciencia, porque está siempre llena (al menos de jueves noche a domingo).

No puedes dejar pasar esta magnifica terraza (ahora con el buen tiempo) y el local (el resto del año).

Lamucca de Pez está en  la plaza Carlos Cambronero, 4, pero hay dos más, en la calle Almagro y en la calle Prado.

¡NO TE LO PIERDAS!

El miércoles más.

Un besito,

             Cris.


Comentarios