Pulcinella, sabor tradicional italiano, en el barrio más moderno


Buenos días! Ya es viernes otra vez, ¡hay que ver que rápido pasan los días!

Además, los días son largos y las temperaturas maravillosas y es una buena razón para ser más feliz, ¿no creéis?

Como ya es costumbre en los viernes, os hago una sugerencia para el fin de semana, o simplemente para tenerla ahí, en la recámara, esperando para salir en el momento perfecto.

Por si no lo había comentado, adoro la comida italiana. La pasta me encanta y la pizza me enloquece. (Pero la buena, guiño, guiño) 

Soy una gran friki de las pizzas. 

El domingo pasado estuve , en el que considero, uno de los mejores italianos de  Madrid, Pulcinella.

No he probado pizza mejor, fácil y sencillo. Puede que igual, pero nunca mejor.  Me recordó muchísimo a una que tomé en Nápoles, hace dos años, en uno de sus locales más emblemáticos.

En otra ocasión probé la pasta fresca al tartufo, también para morirse. 

De postre compartimos un coulant de chocolate, perfectamente ejecutado (es decir, hecho por fuera y "líquido" por dentro)... mmmmmm (se me hace la boca agua)

El restaurante se encuentra en la Calle Regueros, 7, una de mis zonas favoritas de la capital, y además tiene muchísimo encanto. Luz baja, con velitas... ¡Muy romántico!

Me encantaría colgar cientos de miles de fotos de detalles que lo hacen único, pero empieza a darme corte eso de llegar a un sitio y fotografiarlo todo, como si fuera de alguna revista de decoración. Y con respecto a la comida, cada vez me gustan menos las fotos a los platos. Hace años, cuando en instagram todavía éramos pocos, me encantaba. Pero no se que me pasa, que ahora que las fotos hasta de las magdalenas del desayuno, se considera fotografía de autor, he perdido el gusto. 

Además, que quiero fomentar las comidas sin móviles, y cada vez me parece más horroroso lo de sacar el móvil para hacer una foto. Rompe la magia del momento y me niego. Así qué salvo algo insólito, no creo que veáis demasiadas fotos tan típicas por aquí. 

Trataré de dar los detalles, que por lo menos a mi me interesan, a la hora de decidirme por un sitio u otro. 

Sin ir mas lejos, cuando sugiero un lugar, no tiro de fototeca. 

Aún así, y sin que sirva de precedente, le hice una fotito a las pizzas... Y al coulant, que veréis desmembrado, porque mi querido novio, lo abrió. (Espectacular, todo)

Y como olvidar el precio. Es bastante asequible. Calidad precio estupenda.













































Antes de acabar, deciros que durante el fin de semana, recomiendo que vayáis, previa reserva, por si las moscas. 

Así qué nada, esto es todo por hoy, espero que os animéis y disfrutéis de esos manjares de nuestros amigos los italianos.

Muchos besitossss y ¡disfrutad del fin de semana!

Besitosssss

Comentarios