Maricastaña, para cualquier ocasión



Hace tiempo, bastante tiempo (de hecho, tenía el pelo sin que a penas me llegara a los hombros), paseando por la Corredera Baja, en Malasaña, vi un sitio que llamó mi atención poderosamente. Era precioso. Por aquel entonces la moda de abrir bares, gastro-bares o restaurantes con una decoración tan cuidada, no se estilaba mucho. Yo soy  muy de sensaciones, y me planto delante del local, miro, observo y ya se si quiero entrar o simplemente es algo bonito , pero efímero, y no vuelvo a pensar en él nunca más.

El lugar me enamoró, literalmente, pero ha sido un amor platónico hasta hace pocos días. ¿La razón? Siempre estaba lleno. Y puesto que soy muy de improvisar, la misión de probar el lugar se me hizo imposible hasta el primer domingo de Semana Santa. Para todos aquellos que se quejan por quedarse en Madrid mientras los demás están de vacaciones... ¡Keep calm! No vais a poder disfrutar tanto hasta el año siguiente... Todo lo malo tiene su parte positiva.

Además, otra anécdota graciosa, que pasa en las mejores historias de amor, es que tardé bastante en conocer su nombre, ya que no hay cartel.

Por fin  me senté en Maricastaña. El tema del local, el ambiente, la iluminación baja y con velas, ya la conocía y me tenía fascinada desde hacía tiempo, pero ahora quedaban los otros aspectos que marcan la diferencia.

El trato, pues francamente estupendo, nos atendió una chica joven encantadora muy atenta. Un 10.

Y la prueba de fuego, la comida. No teníamos demasiada hambre así que pedimos unas croquetas de calabaza, y unos tomates verdes fritos.... Debo decir que nos encantaron. Todo muy correcto y sabroso. A pesar de que no teníamos demasiado apetito, no pudimos resistirnos al postre y pedimos una cheesecake casera y panacota de dulce de leche, muy buenos también. Un 7, para la comida.

Además tiene esos detalles que a algunos nos encantan, una vajilla que llama la atención, una jarrita de agua de cristal ideal...

Sin duda alguna, un lugar estupendo para ir en cualquier momento y es todoterreno ya que puedes ir con tus padres y hermanas a celebrar tu cumple, con tus amigos a picar, o con ese alguien especial, para propiciar un ambiente "romántico" y sorprender... o con tu prima a la que llevas semanas sin ver y tiene que contarte cosas estupendas... (guiño, guiño)

No tienen página web, pero sí página de facebook, donde cuelgan los menús del día.  Puesto que he encontrado pocas fotos por internet, me he animado a hacerlas yo, aunque la luz era baja y me negaba a ponerme a flashear a todo los comensales de la sala.

Croquetas de calabaza.






Tomates verdes fritos.



Cheesecake y al fondo panacota de dulce de leche


Rinconcitos.













































































































Puesto que ya no es época de desertización en la capital, es recomendable reservar en el 910827142.

¡¡Ya es jueves, primera semana post  vacacional casi completa!!

Besitos,

           Cris

Comentarios